Lo más reciente

¡Lo más importante es salvar vidas!


A esta altura de la pandemia, ya sabemos que no vacunados y vacunados podemos pasar a formar parte de las estadísticas mortales. El virus no discrimina, puede atacarnos a todos por igual. Algunos puede que tengan más posibilidades de sobrevivir que otros. Pero, nadie tiene una bola de cristal para asegurar quién va a sobrevivir y quién no.


Dicho esto, quiero añadir que montar un discurso utilizando la muerte, o usando como referente la muerte de un no vacunado, en nada contribuye a salvar vidas, que en realidad es la gran batalla que estamos peleando. La pura verdad es la mayoría de las fatalidades guardan relación con no saber qué era lo que tenían que hacer antes, durante, y después de haber estado enfermo. Y, por supuesto, por no hacerlo.


Yo no le puedo decir a usted, ni a nadie, lo que usted debe de hacer o podría hacer. No soy médico, soy uno más, al igual que usted. Yo le voy a decir lo que yo hago más allá de seguir todos los protocolos de mascarilla, desinfección de manos y distanciamiento físico. Nota: Antes de comenzar a utilizar cualquiera de los suplementos o medicamentos mencionados aquí, debe de consultar con su médico.


1. Preventivamente utilizo un arsenal de suplementos que algunos médicos han recomendado a sus pacientes en privado: Vitamina C (1000 mg dos veces al día) / Vitamina D3 (10,000 U.I una vez al día) / Zinc (50 mg una vez al día) / Cooper (2 mg diarios) para evitar que el Zinc me cause su deficiencia) / y Melatonin (10 mg) antes de acostarme a dormir. Nota: la lista anterior con sus respectivas dosificaciones le he repasado con mi médico de familiar.


A lo anterior le añado, alternándolos cada día, Quercetin (250 mg) / Andrographis Extract (400 mg) / Wormwood (Artemisia annua)-(425 mg).


2. ¿Qué hacer si me contagio? Como he aprendido que las primeras 48 horas desde que aparezca el primer síntoma sospechoso son cruciales para evitar una crisis mortal, tengo a mi mano dos cajitas de Advil Multi-Sympton Cold & Flu (en mi caso inmediatamente comenzaré a tomar 2 (que suman 400 mg) cada 4 o 6 horas, los cuales añadiré a los suplementos que estoy tomando en la fase preventiva.


Me comunicaré cuanto antes con mi médico familiar. Le informaré lo que he estado haciendo, y me informaré de su protocolo para tratar esta enfermedad, y juntos acordaremos el tratamiento a seguir. Procuraré cuanto antes el tratamiento monoclonal. Me aseguraré que su protocolo tenga antiinflamatorios, antivirales y anticoagulantes comprobadamente eficaces en esta pandemia. Me aseguraré que me incluya la Ivermectina en la receta. Permaneceré aislado en mi casa bajo tratamiento y supervisión médica hasta haber superado esta etapa. Solamente autorizaré mi hospitalización si no hay signos de mejoría sino de agravamiento que pongan en mayor riesgo mi vida.


3. Si no ha llegado mi hora en el calendario del Señor, y Él me permite sobrevivir, continuaré con todos los suplementos, y los tratamientos que médicos que sean pertinentes para la recuperación.


Ahora, volvamos al principio, nadie puede garantizar que vacunado o no vacunado voy a sobrevivir un contagio “sintomático”. Pero, en cualquiera de los casos, es importante saber que debo y tengo que hacer para evitar, hasta donde sea posible formar parte de las estadísticas fatales.


Finalizo invitando a los médicos, a emprender una campaña distinta a la que hemos escuchado hasta ahora. Un vacunado infectado no se salva por la vacuna sino con tratamiento, lo mismo que un no vacunado. Necesitamos de ellos más orientación y divulgación de tratamientos que nos ayuden a no morirnos de miedo. El virus es real. Nos puede matar a todos por igual. Pero es tratable, y tenemos mejores posibilidades de superarlo si comenzamos a tratarlo a tiempo.


Nota:


No voy a esperar varios días por los resultados para comenzar el tratamiento. Las primeras 48 horas son cruciales. Es mi vida la que está en juego, no la del médico.


Si mi médico lo único que supiera es apostarlo todo a la vacunación, me hubiera cambiado de médico a tiempo, para ponerme en manos de uno que esté consciente de que se pudieron y pueden salvar más vidas con una población más y mejor informada, que con una población asustada y paralizada por el miedo.


Nota: Antes de comenzar a utilizar cualquiera de los suplementos o medicamentos mencionados aquí, debe de consultar con su médico.