Lo más reciente

Médico, Cúrate a Tí Mismo


No es fácil tener que citar este refrán que alguna vez podrían haber usado contra nuestro Señor Jesucristo. En su caso muy lejos de la verdad. Pero, lo cierto es que ante el alarmante número de médicos y enfermeras que se han contagiado y muerto a causa del Covid 19 resulta casi inevitable que se nos encienda el refrán como un rótulo luminoso en el pensamiento.


Recientemente vi y escuché la entrevista que se le hiciera a un médico en el programa Animales 2020. Con toda la empatía que uno pudiera sentir por aquel médico y ser humano, era chocante su miedo personal confeso, casi a nivel de pánico, en cuanto a contagiarse en el hospital en el que labora. Me temo que con esa actitud muy pronto será parte de las estadísticas.


Y a propósito de las estadísticas, creo que los médicos y epidemiólogos le han hecho un pobre servicio a la población cuando se han convertido en estadísticos. Las estadísticas, que como siempre dice el profesor Ángel Rosa -"son como los biquinis: sirven para mostrar lo que se quiera, y ocultar lo que no se quiere mostrar", se han convertido en un arma terrorista contra los ciudadanos que lo que estamos esperando es educación mediante tratamientos preventivos (más allá de las mascarillas, el lavado de manos y el distanciamiento físico). Es decir, cómo ayudar a nuestro sistema inmunológico esté óptimas condiciones para enfrentar el contagio del que tarde o temprano todos seremos objeto.


Además, si durante el tiempo en que estemos en situaciones de mayor riesgo hay algo que podamos utilizar para minimizar el contagio. La cuarentena y el enclaustramiento son como un rótulo de Pare o la luz roja en el semáforo. Ya esa parada forzada por ley la hicimos. Pero, no podíamos quedarnos allí indefinidamente. Cuando salimos del encierro volvimos a escuchar el mismo sonsonete, y nos percatamos de que muy poco se había adelantado en cuanto a tratamientos. La única solución que nos quieren imponer es el retroceso y más restricciones.


Por otra parte, los médicos en vez de estarnos poniendo al día y asustando con las estadísticas actualizadas de contagio, decesos, camas ocupadas, ventiladores disponibles, etc.; y lo peor, decirnos que tenemos que esperar por la vacuna, que no sabemos a ciencias ciertas cuando estará lista, lo que debieran es estar explicando los protocolos que han tenido mejores resultados. Y mejor aún, públicamente compartir, analizar y debatir entre ellos la base científica que los sustenta.


Yo prefiero escuchar a una Dra. María Eugenia Barrientos, y a un Dr. Freddy Portillo, entre unos pocos, hablándonos de sus luchas contra el Covid 19 , sus protocolos, recomendaciones, y logros en medio de todas la limitaciones clínicas de sus países, que escuchar a médicos del "primer mundo" llover sobre lo mojado, con cosas que ya sabemos y que muy poco nos han ayudado a enfrentar satisfactoriamente esta pandemia.


No quiero pensar que estén tan acondicionados al estribillo de que lo único que podemos hacer es evitar el contagio y esperar por la vacuna. Sabemos que antes y después de la vacuna habrá contagios, lo que queremos es que a esta altura del juego pongan sus fichas sobre la mesa.

Preferiría equivocarme, pero me temo que a la gran mayoría de los médicos, sin desmerecer su trabajo esencial y sacrificial, con mucho dolor tendremos que decirles: "MÉDICO, CÚRATE A TÍ MISMO."