Lo más reciente

¡Ni ver para creer, ni creer en todo lo que se ve!

Recientemente fui testigo de todo, bueno... no exactamente de todo, lo que se puede hacer con una fotografía sometiéndola a una "aplicación": desde mejorar, intercambiar caras, desfigurar, envejecer, rejuvenecer, etc., etc., etc.; que llegué a la conclusión de que si bien no procede de fe "ver para creer", hoy día es todavía peor "creer en todo lo que uno ve".